Ediciones bonitas | Anne of Green Gables (Ana de las Tejas Verdes)

0a1a9763be6e6d8c5e5a67b4544a575a

Reconozco que soy una obsesa de las ediciones bonitas (y se que no estoy sola).

Sí, es cierto, una edición bonita no es nada si contiene una mala traducción, erratas o una encuadernación deficiente, pero admitamos que es un punto a su favor si además de cuidar traducción, correcciones, apéndices, etc un libro juega con el diseño, la ilustración, la tipografía o colores en un libro.

Creo que es deformación profesional, no puedo evitar ver más allá del libro y admirar todos sus valores añadidos, entre los que de vez en cuando quería hablaros en esta sección, esas ediciones bonitas que nos hacen babear.

3dc053421645b2aa8fdd907bde466a02

Empecemos por mi querida Ana (o como debería ser siempre Anne con E). Ya os he hablado en varias ocasiones de la famosa creación de L. M. Montgomery. Soy una enamorada del primer libro de la serie, leí los dos siguientes que no llegaron a entusiasmarme, pero finalmente he decidido continuarla en su idioma original, el inglés. No me gusta la edición en castellano. No me gustan nada las ilustraciones, no me gusta que hayan vuelto a cambiar el nombre de Anne por Ana (cuando en esta historia tiene una importancia especial) y creo que disfrutaré mucho más de la lectura en inglés.

Total, que comenzó la locura por buscar una edición en condiciones… en este caso nos ahorramos el mal trago de buscar una buena traducción por suerte. Y hoy os quiero reunir algunas de mis preferidas (porque hay muchísimas y todas preciosas), a ver por cual me animáis a que me decante.


Puffin in bloom | 13,75 euros

Empiezo haciendo trampa porque este libro no me lo voy a comprar (aunque no va a ser por falta de ganas), pero como ya os comentaba antes, los tres primeros libros los compré y leí en la edición española, así que son las siguientes de la saga los que me faltan, desgraciadamente Puffin in bloom solo sacó el primero en esta preciosa edición.

Se lo regalé a mi hermana y doy fe de lo precioso que es, tapa dura, colores llamativos y una ilustración y diseño precioso. Yo tengo el de Heidi y La princesita y son igual de bonitos.

Simon & Schuster Children’s | pack 20,40 euros

Este pack que contiene los tres primeros libros de la saga y el quinto (no entiendo muy bien porqué se saltaron el cuarto…) es una preciosidad, y aunque realmente no debería, no prometo que no acabe comprándomelo (y regalando mis ediciones en español a alguna persona que vaya a apreciarlas más que yo). Me encantan esas portadas de colores fuertes e ilustraciones tan detalladas jugando con las siluetas de objetos y personajes importantes para cada uno de los libros de la saga.

También sacaron un par de libros de la secuela de Ana (protagonizadas por sus hijos, creo) pero por alguna razón esta editorial no ha publicado todos los libros, solo algunos.

Puffin Classics | 11 euros (cada volumen)

Estos son desde hace tiempo a los que tengo echado el ojo y creo que tarde o temprano acabaré comprando. Me gustaría tener la edición completa de esta colección porque sus portadas e ilustraciones me parecen especialmente bonitas, aunque por alguna razón creo que el segundo de la saga está descatalogado 😦

Aún así es más que probable que acabe comprando los tres libros que me quedan por leer en esta colección.

Sourcebooks | 6,79 euros (Cada volumen)

Estas ediciones también me tientan mucho. Están a muy buen precio y las ilustraciones son realmente delicadas y bonitas (aunque me siguen gustando más las anteriores)… lo mejor que tiene esta opción es que están los seis libros publicados.

Penguin (puffin) | 15,54 euros 

Otra edición que me fascina es esta, pero de nuevo solo han sacado el primer libro de la saga. En general me fascinan todos los libros de esta colección, son de tapa dura (creo recordar), bonitos, de colores brillantes y unas ilustraciones maravillosas. Siempre que viajo a Inglaterra acabo en la sección infantil babeando ante ellos pero por alguna razón nunca me he comprado ninguno.


Y esas son mis ediciones predilectas de esta saga tan entrañable si obviamos las descatalogadas (como esta). Por la manera de escribir que tiene L. M. Montgomery me da que los libros de Anne van a ser especialmente asequibles para cualquiera con conocimientos básicos de inglés, así que os animo a que le deis una oportunidad en su idioma original. Yo ya os digo que sospecho que acabaré comprando la de Puffin Classics, aunque dudo con Sourcebooks y el pack de Simon & Schuster…

¿Qué me recomendáis vosotros?

Pd. Si no entendéis a qué viene esta locura de Ana de las Tejas Verdes años después de su lectura, os lo explico… He visto el primer capítulo de Anne, la serie de Netflix… y me ha parecido la perfección 🙂

Anuncios

Libros infantiles clásicos

img_3151_edited

¿Cuál es la edad para dejar de ser niños?

Creo que cuanto mayor me hago más disfruto de las historias infantiles, quizás sea porque de pequeña no me gustaba leer y ahora estoy redescubriendo un mundo nuevo y fascinante o quizás simplemente he alcanzado la madurez suficiente (¡Por fin!) para darme cuenta de la valía de estas novelas.

fd1654e603e5e91d5fee86422fc6efc2Para mi el punto de origen fue Peter Pan, y seguramente por eso siento por esta historia algo tan especial y no me canso de comprar diferentes ediciones además de releerla cada cierto tiempo.

Los clásicos infantiles son muy diferentes a los juveniles, incluso los más clásicos que rondan más hacia la aventura y la amistad (mucho mejor que estos modernos que solo nos hablan de distopía y muerte). Generalmente en la literatura infantil nos encontramos historias en las que la figura de la familia (tenga la forma que tenga) es primordial y normalmente nuestro protagonista es un incomprendido o desamparado. En muchas ocasiones la moraleja que intenta inculcarnos el autor es demasiado machacona, en otras, los personajes resultan anticuados y sus motivaciones algo absurdas a nuestros ojos, pero aún así los clásicos infantiles tienen la capacidad de transportarte a mundos maravilloso y transmitirte una ternura única.

Nos hablan desde la nostalgia de otro tiempo en el que la vida era más fácil, cuando éramos niños, más o menos felices pero despreocupados, al fin y al cabo.

Ahora la literatura infantil no tiene nada que ver con aquellos clásicos. No hay ni rastro de nostalgia, sino que se busca ante todo divertir y entretener al niño mucho más que educarlo. No me voy a quejar cuando uno de los grandes creadores de ese tipo de libro infantil irreverente y original fue mi querido Roald Dahl.

IMG_9894

Hace unos días terminé de leer Heidi, y a pesar de no ser uno de mis clásicos infantiles preferidos, disfruté de cada página porque me trasladó de una manera completa y total a esas montañas, al viento puro y al juego de los niños, a la ingenuidad de Heidi y la bondad del abuelo. Es un libro inocente con un alegato hacia la naturaleza muy importante que lo hace especial.

La personalidad arrolladora de Heidi, esa niña sola en el mundo pero que es capaz de contagiar la alegría de vivir como nadie, me recordó a otra protagonista arrebatadora como es Ana de las Tejas Verdes. Otra huérfana que es capaz de borrar toda la tristeza con sus palabras locas y enredadas. Uno de mis clásicos infantiles preferidos, aunque no diría lo mismo de sus secuelas…

c410508b6f7cfd863581e518a276444f

Y otra huérfana nos encontramos en El jardín secreto, porque los clásicos infantiles están llenos de huérfanos.

En este relato en cambio nuestra protagonista es una niña huraña y egoísta que cambiará por completo al conocer ese fascinante jardín secreto y a los habitantes de su nuevo hogar.

También entre mis clásicos preferidos se encuentra Mujercitas, aunque en muchos aspectos sea más bien un clásico juvenil, pero aún así, es una novela que consigue reconciliarme con el ser humano, que me enternece como pocas y saca lo mejor de mi.

Es probable que esa sea otra de las grandes maravillas de los clásicos infantiles, y es que muchas veces te empujan para que trates de ser mejor persona.

Más en tono humorístico tenemos a Mary Poppins, que poco tiene que ver con la también fantástica película de Walt Disney, ambas visiones del mismo personaje son simplemente geniales.

Y todavía quedan muchos clásicos infantiles completamente indispensables en mi lista de pendientes que deseo fervientemente leer, desde El mago de Oz hasta Alicia en el país de las maravillas, pasando por La princesita, La telaraña de Carlota, Pipi Calzaslargas, Papá Piernaslargas, El viento en los sauces o Los incursores, que me seguirán regalando momentos únicos de ternura, nostalgia y también de aprendizaje, claro que sí.

peterpan3

Así que yo creo que la edad para dejar de ser niños no existe, por suerte, y darnos cuenta es todo un alivio.

¿Os animáis a recomendarme más clásicos infantiles? ¿Sois como yo o ya no os acordáis de la última vez que leísteis un libro infantil?